La canción de las 11:01. Me asalta la música nueva. Por cada uno de los rincones por los que transito, me sorprenden nuevas propuestas con mucho que decir. No seré yo quien les diga que no. La última, esta misma mañana, procede de mi queridísima Galicia y ha sido bautizada como Villanueva. Desconozco el motivo de dicha denominación más no me importa en absoluto. Resuenan estas bombas nucleares como torpedos de buena fe y completa destreza musical.

Anuncios