La canción de las 11:27. Busco hoy la frontera. Esa que se sitúa entre la alegría y la tristeza, el triunfo y el fracaso, la felicidad y lo otro. Y la encuentro en la música de Calexico, la banda sureña que suena a tantas cosas distintas, bellas todas. Por elemental reducción al fantástico absurdo, todos somos frontera y todos vivimos en ella. Estamos demasiado cerca de todo lo demás como para considerarnos centro de la mismísima nada. Eso me aporta hoy este “Splitter”, nueva demostración de la excelentísima música yanqui de toda la vida.

Anuncios