La canción de las 11:16. Compruebo sin demasiado esfuerzo que se hace muchísima música interesante en Sevilla y sus alrededores. En realidad, se hace mucha música interesante por todos los lados, aunque nuestros oídos se expongan a los peores sonidos posibles. Pero para evitar eso, entre otras muchas cosas, estoy yo. Me presenté voluntario hace más de un año y aquí sigo, henchido de orgullo. En mi viaje a la felicísima perdición, me encuentro hoy con Nacho Camino y con el fantástico grupo que le acompaña, el General Invierno, y confirmo todas las sospechas. La primera, evidente, que lo vuestro es imposible, y la segunda, igual de obvia, que el arte nunca es ligero pese a la primera apariencia.

Anuncios