La canción de las 11:33. Abro las ventanas de mi casa y entra, a raudales, música de todo tipo y condición. Pese al frío matutino no las cierro no vaya a ser que algo imprescindible me pierda. Nunca como hasta ahora escuché ritmos y melodías de cualquier pelaje, pero atiendo con especial agrado a algo parecido, escrito con máximo respeto a los socios fundadores, a la música electrónica. Lo que hoy llegó a mis oídos me volvió a encantar. Se hacen llamar Buffetlibre, -seguimos con nombres apropiados y atrayentes- y son dos tipos de Barcelona educados en la cultura de los dj’s que se han sacado de la manga, cual magos, esta fantástica “A song for Elaine”. Creo que me estoy haciendo joven. Aviso.

Anuncios