La canción de las 11:46. Miro el mapa del mundo y pienso en todos los lugares que me faltan por conocer. Al momento, pienso en los que conozco y, recordando, sonrío. Con la música me pasa algo similar. Busco, encuentro, escucho y me doy cuenta de todo lo que me falta por disfrutar. Al rato, igual que ante el mapa, me dedico únicamente a gozar. Yo tampoco entiendo cómo habré podido estar tanto tiempo sin escuchar la música de Franny Glass. Y la del otro y la de aquel de más allá. Me encanta lo que canta y cómo lo canta este chaval uruguayo llamado Gonzalo Deniz, el inventor de este fantástico proyecto de belleza plena.

Anuncios