La canción de las 10:25. De nuevo encontré justo lo que buscaba. Sabéis, como yo, que eso solo lo puede ofrecer la música. Me sucede prácticamente siempre, seguro que a ti también. Necesitas algo, no sabes muy bien qué, pero sí estás seguro que estás esperando que llegue. Te paras, buscas y sin ni siquiera tener que comparar, lo eliges y te lo quedas para siempre. Eso me ha pasado esta mañana con Jacobo Serra, a quien no tenía el gusto de conocer hace tan solo media hora de nada. Como no podía ser de otra manera, me ha atrapado y, como me suele suceder, ya no puedo salir.

Anuncios