La canción de las 10:38. Pocos me conocen mejor que mi hermano pequeño. Sabe donde da. Apunta y dispara. Juega sobre seguro y acierta las más de las veces. Me pone sobre la pista de otro catalán más, -qué daño me hizo el culto ministro taquígrafo cuando pidió que nos catalanizáramos-, un tal Jaume Plá, que hace canciones bajo la denominación de Mazoni. Después de descartar origen italiano alguno, escucho y disfruto. Es, siempre, tan sencillo que dan muchas ganas de seguir intentándolo día tras día. En ello estoy.

Anuncios