La canción de las 10:32. Desde hace algún que otro tiempo, ésta que os regalo hoy es mi canción favorita de final y principio de año. Si la escucháis con detenimiento sabréis exactamente por qué. Que este “Año Nuevo” sirva para desearnos a todos el mejor de los años posibles porque éste que hoy acaba, madre de Dios, en fin… Pero, sobre todo, que no quede en el deseo y que, en realidad, sea la actitud la que cambie y no solo uno u otro aleatorio número cardinal. Besos y abrazos para todos.

Anuncios