La canción de las 13:24. Cual doctor Jekyll y mister Hyde, cual Ortega y Gasset, ayer, y siempre, disfrutaba con Bill Douglas y hoy me da por disfrazarme, por encontrarme con este Bravo Fisher! y como un enano me lo paso. Es lo que tiene el relativismo moral del que a diario hago gala. Es lo bueno de dudar, hasta y especialmente, de mi propia sombra. Este vallisoletano de nombre Guillermo Galguera es un moderno hombre orquesta que toca de todo y hace que mi cuerpo y mi mente se muevan sin posibilidad de parón consciente. Miradas y besos. Dicho queda, bravo, Fisher.

Anuncios