La canción de las 12:41. Hasta hace un solo ratito pensaba en un reno y recordaba a un tipo gordo vestido de payasete transitando entre risotadas por la nieve polar. Si me daba por ponerle al nombre una R mayúscula, la mente se me iba hacia esa ciudad yanqui de Nevada famosa porque la gente se va allí a divorciar. Ha pasado solo ese ratito, nada más, y ahora oigo Reno y solo pienso en buena música. Mucho mejor que un regalo del payasete de antes.

Anuncios