La canción de las 9:16. A quien Dios ayuda, madruga. Me ayuda a mí despertándome de buena mañana para recibir regalos, regalos en forma de música desconocida hasta ahora para mí. Hay gente por ahí con toneladas de talento y quintales de sensibilidad. No imagino yo, por poner solo el primer ejemplo que se me viene a la cabeza, a este tal Alejandro Campos, en ridículos programas de televisión, siquiera en la figura de plenipotenciario presidente de un jurado imaginario. Así de primeras, me gusta mucho su primer disco, en especial, este “Se enciende”. Decidido estoy a seguirle. ¿Me seguís?

Anuncios