La canción de las 13:35. Abandoné a Pat Metheny. Él nunca lo haría. Yo nunca lo debería haber hecho. Me lo recuerda el más pequeño de mis hermanos. Le sigo. Genial el reencuentro con un auténtico genio. Su música transporta hacia un mundo claramente mejor. Si tuviera una casa, me encantaría llegar a ella en el último tren.

Anuncios