La canción de las 19:05. Antes de que a Michael Danna le diera por ganar un Oscar a la mejor canción original, mucho antes, ya componía barbaridades junto a su hermano Jeff. La presente se la dedicaron al alimón a la leyenda irlandesa de la niña Deirdre. Tiene años ya, pero no cansa, más bien lo contrario.

Anuncios