La canción de las 12:47. Tal día como hoy hace 39 años, el ejército portugués ayudó a su pueblo a acabar con la dictadura de Salazar. La revolución de los claveles la llamaron y acertaron plenamente con la denominación. Cuatro décadas después, esperan (esperamos) un nuevo movimiento que les (nos) saque de la situación en las que nos encontramos. Siempre fue un alivio apoyarse en la música portuguesa. Ya lo dijo Siniestro, “menos mal que nos queda Portugal”. También en esto. El lugar de hoy lo podrían ocupar Madredeus, Mariza, Rodrigo Leao y algunos otros, pero se lo dejo a la primera que me emocionó cantando en bellísimo portugués. Una lágrima por todo lo que les (nos) está pasando.

Anuncios