La canción de las 18:04. Hoy también echo de menos el mar. Al hacerlo me viene a la memoria el sonido de las olas en la playa y la música con la que solía terminar las antologías que grababa hace veinte años, cuando la cinta no era solo lo que lleva Nadal en la cabeza. Nunca, nunca, me cansaré de ver el mar ni de escuchar esta formidable melodía. Seguidla hasta el final y hallaréis la salida.

Anuncios