La canción de las 18:24. Llevo meses buscando esta brutalidad y la acabo de encontrar con caracteres japoneses, un guiño más del destino. Pero no os dejéis llevar por letras que no se entienden. Mejor, cerrad los ojos y escuchad. Me lo agradeceréis infinito.

Anuncios