11 de junio. Enric Montefusco

La canción de las 16:28. Pues sí. Era domingo a mediodía, estábamos en Palencia y éramos felices. Mucho, me atrevería a decir. Como pocas veces incluso. Allí, junto a su blanquísima Catedral, un catalán enjuto, barba y bigote, demostraba, junto a sus tres compañeros de viaje, que la música no es mucho más que emoción y que la emoción no la trasmite cualquiera. Enric Montefusco, hombre íntegro de fornido discurso, fue cantante de los Standstill y eso no es cualquier cosa. Tampoco lo es haber compuesto hace unos añitos aquel fantástico Flauta man y mucho menos cantar a voz en grito las nuevas canciones de su segundo disco en solitario. Ésta, por ejemplo. Mil gracias por seguir creyendo que la música popular es esto.

Deja un comentario