25 de marzo. Novio Caballo

La canción de las 15:42. Como no llueve, mi cabeza se ahoga. Abro la boca para inhalar todo el aire que pueda y me la cierra de golpe la música de un recién nacido grupo llamado Novio Caballo. Irreverencia, esa palabra que mi madre entiende y que yo comprendo regular, es la que se me ocurre al escuchar tanto el nombre como la canción. Mi novio caballo es el título de un cómic que cuenta la historia de amor entre una chica y un caballo. El single de presentación es “Jesús es negro“. No hay más preguntas, señoría.

23 de marzo. Como vivir en el campo

La canción de las 12:47. Ahora dudo si acentuar, o no, ese como inicial. Cuando descubrí lo buenos músicos que son Pedro Arranz, Miguel Breñas y Carlos Barros, tildé ese cómo al pensar en una pregunta, por muy retórica que fuera. Ahora, años después, opto por no hacerlo. Que me lo aclaren ellos. Como vivir en el campo hacen discos estupendos y muy originales. A la espera de su cuarto largo, el año pasado se despacharon con un EP de versiones, a cual más poliédrica. Me quedo con esta de aquel entrañable “Ritmo de la noche“, recuerdo de todo aquello que el alcohol noventero me deja recordar. ¿Os acordáis? Bellisima

22 de marzo. The Wheels

La canción de las 11:04. Vive la psicodelia en España una segunda juventud. No hablo de la actualidad política, que para eso ya se me ocurriría a mí alguna palabra mucho más adecuada, sino a la música. The Wheels, mallorquines ellos, son una de las pruebas más concluyentes de la ya de por sí concreta aseveración de la primera línea. En 2017 sacaron un discazo llenito de ambiente setentero; “Mr. Hyde” era de lo mejor de aquella febril entrega.

21 de marzo. La Santoro

La canción de las 15:33. Antes un gran almacén avisaba de que ya era primavera. Ahora, como ya no hay eso que venía antes del calorcito, no hay necesidad de aviso. Ya es primavera. Aquí y allí. Más allí que aquí. Conmemoro el solsticio esprintando como si de una vulgar meta volante se tratara. Y es que no es mucho más en realidad. Busco nueva música y la encuentro a borbotones. La de hoy es extraña, pero muy buena. Sé que La Santoro es una chica de Barcelona que no necesita de guitarras para desbarrar. Con un buen sintetizador le basta. Y, por lo visto, le sobra. Del título, “No me quieres“, ya hablaremos otro día.

20 de marzo. Bum Motion Club

La canción de las 15:14. Algo debe tener el agua de Aranjuez. Como poco, un componente lisérgico que provoca que la música que allí se hace navegue en la más soñadora de las psicodelias. Una de mis bandas fetiche, Rufus T. Firefly, es de allí, y su líder, Víctor Cabezuelo, ha producido el primer EP de una joven chavalada del pueblo llamada Bum Motion Club. Aunque aún sea marzo, este “April” solo hace que confirmar lo del agua.

19 de marzo. Ramiro Nieto

La canción de las 15:13. Asocio la cara de Ramiro Nieto a una batería. En más de un concierto le he visto allí al fondo haciéndose cargo de la base rítmica de algún que otro grupazo de los de ahora. Pero también su nombre aparece en la producción de muchos de los discos que más me han gustado. Y resulta que acaba de sacar un trabajo al mercado bajo el mitológico nombre de “Phobos y Deimos“. Dentro de lo reposado que es, me quedo con este tranquilísimo “Tan tú”, en el que colabora Miren Iza cantando un trocito de aquella exquisita “Oda al amor efímero“.

18 de marzo. Anita Parker & La Furia

La canción de las 15:44. Ojito a esto con lo que acabo de tropezar. Anita Parker es un grupo de swing originario del euskaldún Arrasate, ese lugar feote entre valles mágicos conocido en castellano como Mondragón. En su último y cañero hitazo han contado con la colaboración de la rapera navarra La Furia. A ella le entiendo todo, y todo lo que entiendo me gusta. De lo que cantan en euskera no pillo nada; aún así, me encanta igual. Del título, “Orfidal“, os hablo otro día, que hoy me da la risa.

16 de marzo. Atención Tsunami

La canción de las 13:07. Voy a volver a contar esta historia por su innegable interés y porque gran parte de mi legión de seguidoras actuales decidieron arrimarse al sol que menos calienta no hace demasiado tiempo. Los componentes de este grupazo llamado Atención Tsunami, que ya pasaron por aquí con “Casi nunca“, desbordan tan talentazo, tienen tantos problemas para saber qué coños hacer con él, que tienen otros dos grupos, Paracaídas e Incendios. Y el bendito problema es que no sé cuál me gusta más. Lo nuevo de Atención Tsunami me lo complica todavía más porque este “Potencial” es también buenísimo.

15 de marzo. Solo Astra

La canción de las 13:16. Una de las canciones que más he escuchado en estos últimos meses ha sido, sin duda, la fantástica “No sabes mentir”, de Cupido. No tuve ningún reparo, más bien al contrario, en incluirla entre las mejores del año que se fue y la pincho siempre que puedo. Allí la voz cantante la lleva el rapero Pimp Flaco. El resto del grupo de las flechas del amor son los componentes, canarios, de Solo Astra. Antes de escucharles me sonaban solo al antiguo Opel, pero ahora me suenan mucho mejor. Especialmente en este vídeo en el que les acompaña la voz de Marem Ladson para acabar de cerrar el círculo.

14 marzo. Bourbon

La canción de las 16:37. En mi grupo de amigos hubo un par de chistes que hicieron, hacen, furor. El segundo fue el de los manises, muy propio de la época cuaresmal en la que nos encontramos. El primero fue, es, el de la luz. No es espacio este para chistes, aunque sí para alegría variada. A mí me la proporciona, y en grado sumo, este “Si veis la luz, corred“, de los gaditanos Bourbon. Como supongo que todo el mundo habrá dicho que la voz de Raúl Guerrero es la más idéntica que jamás se ha oído a la formidable de Josele Santiago, pues en vez de decirlo, lo escribo.